PUNTOS DE PARTIDA: primeros pasos para tener ideas inclusivas en el aula.


❤¿Por dónde empezar a trabajar la inclusión en el aula? ❤

  1. Con talleres para directivos, docentes y auxiliares.
  2. Talleres en la escuela o por videoconferencia (on line, sincrónico).
  3. Sobre quien soy → entrá aquí 
  4. Para contactarme por whatsApp → entrá aquí 


"Primeros pasos para tener ideas inclusivas en el aula"

Teoría ↓ 10 Puntos de Partida


1 - Conoce a tus alumnos: Recuerda que no todos los alumnos se encuentran en la misma situación y no todos trabajarán de la misma forma. El primer paso es conocer bien las las posibilidades y necesidades de cada uno de sus alumnos y alumnas. Es recomendable realizar un profundo trabajo de observación y una evaluación al comienzo de cada curso y de cada unidad, te será de gran ayuda a la hora de graduar los diferentes tipos de actividades a realizar.


2 - La diversidad, toda una fortaleza: Transmite que las diferencias que existen entre las personas son un valor positivo, que enriquece el grupo. Si tus alumnos y alumnas perciben que vives las necesidades de cada uno de ellos como una carga o un inconveniente y que lo único que aporta es más trabajo, será difícil hacerles creer lo contrario por medio de la teoría.


3 - Metodologías más activas: Las metodologías que promueven la participación del alumnado con la realización de actividades reales, actividades con contenido significativo que fomentan el pensamiento crítico y colaborativo, permiten que los estudiantes sean los protagonistas de su propio aprendizaje y que cada uno aporte lo mejor que tiene.
4 - Para aprender diferente, evalúa diferente: Para poder tener en cuenta las características y necesidades de todo el alumnado, debemos pasar de una evaluación tradicional centrada en la calificación a una evaluación que permita aprender del error. Asociar la evaluación al aprendizaje y no a la sanción o fracaso permite que los estudiantes pierdan el miedo a intentarlo y que cada uno pueda aprender a su propio ritmo.
5 - Actividades propuestas por nuestros alumnos: ¿Y si dejamos que sean ellos los que sugieran qué tipo de proyectos les gustaría realizar? Es importante que nuestros estudiantes se sientan protagonistas en el aula, por lo que dejar que fomenten la creatividad, motivación e iniciativa y propongan actividades para trabajar contenido de las asignatura puede ser una genial idea.

6 - Tutorías grupales: Puede ser muy interesante guardar un tiempo entre horas lectivas para hacer tutorías con todos los estudiantes de la clase y así promover las dinámicas grupales, que nos permitirán conseguir que los alumnos se conozcan mejor, que interactúen de forma positiva, que estén motivados para trabajar en equipo, que tomen decisiones consensuadas…
7 - Establece metas factibles y medibles: Es importante diseñar unos objetivos alcanzables, pero que impliquen cierto reto y esfuerzo. Además, asegúrate de que los alumnos y alumnas los hayan comprendido completamente: si tienen claras las metas para las que trabajan, será más probable que las alcancen.
8 - Aplica la Teoría de las Inteligencias Múltiples: Esta propuesta de Howard Gardner permite poner en valor las fortalezas de todo el alumnado y considerar que todos tienen algo que aportar. Algunos estudiantes aprenden mejor leyendo, otros manipulando, otros dibujando. Presenta el contenido de la materia utilizando diferentes medios para que todos los estudiantes tengan oportunidad de entenderlo de la manera que les resulte más sencilla.

9 - Cuida la comunicación con tu alumnado: Si buscas que todos tus alumnos y alumnas sienta que forma parte del proyecto común de la clase, es de vital importancia que mantengas una buena comunicación con ellos. Busca espacios para poder conversar y compartir sus preocupaciones y opiniones. Son los que mejor te pueden ayudar a medir si los cambios realizados en la dinámica de trabajo están teniendo o no resultados.
 10 - Fomenta la participación de las familias: Los familiares conocen muy bien a los alumnos y alumnas, pueden ayudarte a descubrir cómo trabajan más eficazmente y pueden ser un recurso muy valioso para un docente que está buscando diseñar un aula inclusiva. Establece con ellos una relación de confianza, manteniéndoles bien informados de todo lo que sucede dentro del aula y pidiendo su compromiso para conseguir algunos de los objetivos del curso.

Cierre: luego de leer estos diez puntos de partida te invito a comentar (en la columna de la izquierda está el formulario) cuáles son tus 3 puntos de partida más relevantes para la realidad de tu aula, colegio o instituto educativo. 

¡Gracias!, juntos podemos mejorar la educación.

Reyna Borzino

Sobre quien soy → entrá aquí 

Para más informes sobre mis talleres → entrá aquí  (mi ws)








Entrevista a Silvana Corso. Inclusión escolar

 

Entrevista a Silvana Corso. Inclusión educativa

Silvana Corso es directora de la Escuela de Educación Media (EEM) N° 2 Rumania, en el barrio porteño de Villa Real, cerca de Fuerte Apache.

Allí, desarrolla desde 2011 un novedoso proyecto de educación inclusiva para chicos con distintos tipos de discapacidad y problemáticas económicas y sociales, que la posicionó como una de las principales referentes de nuestro país y la región. Su trabajo, la llevó además a ser finalista del Global Teacher Prize que otorga la Fundación Varkey, y que es considerado el Premio Nobel para el mejor maestro del mundo.

Su propia historia escolar y la de su hija Catalina la impulsaron a pensar un modelo de escuela que derriba etiquetas y prejuicios sociales.

Charlamos sobre su niñez y adolescencia, sus maestras, sus padres, su vida adulta y de su hija Cata.

«La maestra me decía tortuguita…y le dijo a mi mamá que yo no podía aprender»

«Los profes del secundario me miraron, me nombraron, me alentaron… yo tenía asumido que era una tortuguita… pero ellos me hicieron recuperar mi identidad… y aprendí a estudiar…».

La temática abordó la inclusión educativa: un nuevo paradigma que implica una nueva mirada sobre el otro.

«Una escuela inclusiva responde a las necesidades de sus estudiantes, no específicamente a las de aquellos que tienen alguna discapacidad, sino a la de todos».

https://periodismoamano.com/2019/03/02/pam-marzo-entrevista-a-silvana-corso/


SE BUSCA: la empatía

 La empatía se puede demostrar con acciones, que aunque pequeñas, pueden ser muy importantes para otros.

Nachito: ¡gracias!
  • Respetá los sitios de estacionamiento. Si no los necesitas, no lo utilices, ¿qué pasaría si el día de mañana por alguna causa llegaras a necesitarlos y otras personas solo por comodidad y evitar caminar unos metros más, estuviera ocupándolos?
  • Dejá libres las rampas de acceso. Para las personas que transitan por las ciudades de por si complicadas, el acceso a las rampas en las banquetas o aceras, son muy necesarias. El libre acceso a todos los lugares es un derecho y si nosotros lo bloqueamos también estamos infringiendo un derecho humano.
  • No discrimines por sus limitantes físicos. El tener un trabajo es un derecho y en ocasiones por la discapacidad se evita contratar personas con movilidad limitada. Pero si las habilidades ya sean físicas o intelectuales son iguales o superiores a otros candidatos, ¿Por qué no aceptarlo? 

Relato de un viaje a...

Cuento de Emily Pearl Kinsgley que escribió en 1987

Cuando se les comunica a los padres que su hijo tiene alguna discapacidad, comienza un proceso de duelo”.

Te dejo este conmovedor relato de Emily Peral Kingsley, escritora de Barrio Sésamo y madre de un niño con Síndrome de Down, que nos habla acerca del proceso de aceptación del diagnóstico de discapacidad de un hijo.

"Bienvenidos a Holanda"

Cuando vas a tener un bebé, es como planificar un maravilloso viaje de vacaciones a Italia. Compras un montón de guías de viaje y haces planes maravillosos: el Coliseo, el David de Miguel Ángel, las góndolas de Venecia… Incluso aprendes algunas frases útiles en italiano. Todo es muy emocionante.

Después de meses esperando con ilusión, por fin llega el día. Haces tus maletas y sales de viaje. Algunas horas más tarde, el avión aterriza. La azafata viene y te dice:

  • Bienvenido a Holanda
  • ¿Holanda?- dices-. ¿Qué quiere usted decir con Holanda? ¡Yo contraté un viaje a Italia! ¡Tendría que estar en Italia! ¡Toda mi vida he soñado con ir a Italia!

Pero ha habido un cambio en el plan de vuelo. Han aterrizado en Holanda y tienes que quedarte allí. Lo más importante es que no te han llevado a un sitio horrible, desagradable, lleno de malos olores, hambre y enfermedades. Solo es un sitio diferente.

Por lo tanto, tienes que salir y comprarte nuevas guías de viaje. Y debes aprender un idioma completamente nuevo. Y conocerás a todo un grupo de gente nueva que no hubieras conocido nunca. Es simplemente un lugar distinto. Es más tranquilo que Italia, menos excitante que Italia. Pero después de haber pasado un cierto tiempo allí y de recobrar el aliento, miras a tu alrededor… y empiezas a darte cuenta de que Holanda tiene molinos de viento... Holanda tiene tulipanes. Holanda tiene incluso Rembrandts.

Pero todo el mundo que conoces está muy ocupada yendo y viniendo de Italia… y todos están presumiendo de lo bien que se lo han pasado allí. Y durante el resto de tu vida, te dirás a ti mismo:

Sí, allí es donde yo debería haber ido. Eso es lo que había planeado.

Y ese dolor no desaparecerá nunca, porque la pérdida de ese sueño es una pérdida muy muy significativa. Pero… si malgastas tu vida lamentando no haber ido a Italia, nunca podrás ser libre para disfrutar de lo especial y de las cosas maravillosas que te ofrece Holanda.

Entrevista a Emily Pearl Kinsgley.

Cuento original.
Fuera de Serie

Empatía para el cambio de mirada

Se dice que la empatía es la capacidad de comprender o percibir los sentimientos de otra persona. ... 

Sin embargo, y aquí llega el problema, no todos logran «encender» esta linterna que ilumina el proceso cuando nos referimos a la empatía: ponernos en el lugar del otro.

Patricia y sus tres hijos

Les copio una publicación que hizo en las redes sociales Patricia Chaneton, mamá de tres niños, el más pequeño con parálisis cerebral.

Razones para no molestar a una madre de un niño con discapacidad:

- Algunas de nosotras hemos abandonado las habilidades sociales y ya no nos importa la diplomacia a la hora de decir las "verdades".

.- No tenemos miedo a tener un serio "colapso emocional"

.- Estamos cansadas y toda la paciencia que tenemos es para nuestros hijos.

.- Tenemos bastantes pocas pulgas frente a las tonterías debido a nuestra responsabilidad , pero también menos sensibilidad a ellas.

.- Podemos reducirte e inmovilizarte en menos de 3.5 segundos.

.- Podemos echarte una mirada que haría temblar en sus botines a un defensor de fútbol.

.- Sí, hace bastante tiempo que luchamos con los prejuicios, la ignorancia, la estigmatizacion,la vanalidad, la falta de empatia, la "pelotudez humana", eso nos da razones para defender nuestro estado de insensatez!

.- Nuestra tolerancia y paciencia es para nuestros hijos, que no han elegido tener necesidades especiales, y no para alguien que ELIGE comportarse de forma inapropiada y ES CAPAZ de controlar sus actos.

.- Nos violenta preguntas como "no camina todavía?" "No habla?"

.- Probablemente ya estamos al límite y sería estúpido empujarnos hacia ello.

.- Sufrimos falta de tiempo para nosotras mismas, y gastamos toda nuestra paciencia en nuestros niños,en los médicos, terapeutas, acompañantes, maestras integradoras, obras sociales, etc, ¿Por qué gastaríamos un gramo de ella con un extraño que no tiene idea de nuestras vidas?

.- Nuestro momento de relax es apoyar la cabeza en la pared mientras nos duchamos y llorar hasta que se nos pase el dolor del pecho. 

.- Hemos tenido que luchar desde el nacimiento de nuestros hijos, así que para cuando nos has provocado ya somos luchadoras incansables que pueden ganar cualquier guerra.

- Dedicamos la vida a nuestros hijos y no necesitamos ni más estrés ni a gente que no entiende nuestra vida. 

En cuarentena nos volvimos maestras, kinesiólogas, fonoaudiólogas, t.o, estimuladoras visual, acompañantes terapéuticas... Todo dentro de casa y por videollamada. Y por momentos olvidamos que también somos mamás. 

Mamá de Nachito.



La empatía se puede demostrar con acciones, que aunque pequeñas, pueden ser muy importantes para otros.
Nachito: ¡gracias!
  • Respetá los sitios de estacionamiento. Si no los necesitas, no lo utilices, ¿qué pasaría si el día de mañana por alguna causa llegaras a necesitarlos y otras personas solo por comodidad y evitar caminar unos metros más, estuviera ocupándolos?
  • Dejá libres las rampas de acceso. Para las personas que transitan por las ciudades de por si complicadas, el acceso a las rampas en las banquetas o aceras, son muy necesarias. El libre acceso a todos los lugares es un derecho y si nosotros lo bloqueamos también estamos infringiendo un derecho humano.
  • No discrimines por sus limitantes físicos. El tener un trabajo es un derecho y en ocasiones por la discapacidad se evita contratar personas con movilidad limitada. Pero si las habilidades ya sean físicas o intelectuales son iguales o superiores a otros candidatos, ¿Por qué no aceptarlo?